¿Están listos para los eko-retos?

Durante estos años y con las crudas eventualidades que nos han tocado vivir, hemos llegado a la conclusión de que estamos atravesando una fase de cambio, en la cual nuestro estilo de vida ha tomado un giro inesperado. Ahora, permanecemos más tiempo de lo usual en nuestras casas y si nos movilizamos es para trabajar, hacer compras o algo de suma urgencia; además velamos por nuestra salud y seguridad, así como también la de nuestros familiares.

El hogar es uno de los lugares donde se desarrollan la base de valores fundamentales para cada etapa de nuestras vidas; por ello, este es uno de los mejores espacios para desarrollar, desde nuestro interior, el amor por el planeta. Por otro lado, cuidar lo que tenemos y vivir de manera ecológica y ahorradora es la forma de pensar en un futuro saludable y estable. Por esta razón, queremos que formes parte de los eko-retos y que te preguntes si puedes incorporar estos consejos a tu rutina. Te invitamos a unirte a este movimiento, para que veas que juntos y con pequeños pasos podemos cambiar el mundo.

Báñate en 5 minutos – En la ducha se encuentra el 30% del consumo general de un hogar. Además, por cada metro cúbico de agua, se expulsan 175 gramos de CO2. Entonces, si reducimos nuestros períodos de baño, no solo estaríamos ahorrando agua sino también disminuyendo las emisiones de carbono.

Utiliza la bicicleta como alternativa – Reducirás la cantidad de automóviles circulando y gracias a ello, lograremos que se emitan menos gases tóxicos en el ambiente. Asimismo, te oxigenarás, ejercitarás y percatarás de que un ambiente sin tanto ruido por tráfico es, en definitiva, un ambiente más sano para todos los habitantes del planeta.

Desenchufa todos los aparatos electrónicos cuando no se utilicen – Esto puede ahorrar hasta un 10% de consumo en casa. Además, ayudarás a que tus aparatos no se recalienten y tengan una vida útil más larga.

Separa los desechos – Evita que aumente la contaminación en nuestro planeta así como también contribuye a volver la tierra más fértil, ya que los desechos orgánicos se vuelven abono. Por otra parte, se disminuyen las muertes de animales que muchas veces ingieren los plásticos y evita que se propaguen bacterias en el ambiente.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *