La demanda cambia la oferta: Cambiando nuestros hábitos lograremos un mundo sostenible

Buenas decisiones para el planeta

Kopenhagen Fur, que se describe a sí mismo como el mayor subastador de pieles del mundo, dijo esta semana que cerrará sus puertas en unos años. Algunos dicen que este podría ser un elemento que indique el inicio del fin del comercio mundial de pieles.

La cooperativa de 1.500 criadores, que fue fundada en 1930, dijo que un anuncio del gobierno a principios de este mes para matar a 15 millones de visones -para minimizar el riesgo de que transmitan COVID-19 a los humanos- «cambia el esquema básico de la empresa a largo plazo…»

«Desafortunadamente, la pérdida de la producción de visón danés significa que la base del negocio desaparece y, por lo tanto, la administración de la compañía ha decidido reducir gradualmente el tamaño de la empresa y hacer un cierre controlado durante un período de 2-3 años», dijeron el jueves pasado en su sitio web.

El gobierno ha retirado la orden de eliminación de visones anunciada a principios de este mes debido a problemas legales, y ahora recomienda que los agricultores eliminen los visones, en lugar de imponerla. Kopenhagen Fur dio a conocer la noticia sobre su empresa después de que el gobierno dio marcha atrás en su orden.

Esta decisión de la compañía también tiene otra causa, y es nada más y nada menos que el cambio del consumidor y su percepción del maltrato animal que ocasiona comercializar pieles de animales. Cada año que la empresa hacía las subastas, el aforo que tenían y la aceptación iba disminuyendo. Pronto llegará un punto en que las personas no compren a grandes escalas como se suele hacer en Kopenhagen Fur y se vean obligados a cerrar.

Lo mismo sucede en el mundo de los productos naturales, orgánicos, ecológicos y sostenibles. Por ejemplo, si todas las personas dejaran de ir a restaurantes donde se ofrezca comida procesada y de dudosa procedencia, la oferta tiene que adaptarse al consumidor. De igual manera sucede para los productos que son plastic free; si todos nosotros optaríamos por productos biodegradables y compostables, sobre todo en empaques, bolsas y demás productos de aseo personal y de limpieza, haríamos que la oferta tenga que adaptarse al mundo que opta por la sostenibilidad ambiental.

Es hora de que cambiemos nuestros hábitos, poco a poco les daremos un mensaje a las empresas para que tengan que encontrar maneras de satisfacer las necesidades de los consumidores. Y la mejor necesidad que podemos tener hoy en día es la de escoger productos que hagan un bien al planeta.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *