Se el cambio que quieres ver en el mundo

Empezaré esta vez de forma distinta, contándote una historia. ¿Recuerdas al famoso Mahatma Gandhi? Resulta que había una mujer y su hijo entre la multitud que esperaba hablar con uno de los líderes políticos y espirituales más grandes del siglo veinte. Cuando finalmente lograron entablar una conversación con él, la madre le pide a Gandhi que le explique a su hijo por qué el azúcar era dañino para él. Gandhi respondió “regresa en dos semanas” y así fue; regresaron y la madre le pidió exactamente lo mismo. Fue entonces cuando Gandhi decidió hablar a solas con el niño, quien accedió a dejar de comer dulces en exceso. La madre desconcertada le pregunta a Gandhi por qué los hizo regresar en vez de hablar con su niño la primera vez. Gandhi le responde “Cuando me visitaron hace dos semanas yo también estaba comiendo dulces y azúcar.” Le explicó que él no podía hablarle o enseñarle a su hijo cómo no comer azúcar si él mismo no había seguido ese camino.

¿Por qué te cuento esta historia? Porque cualquier cambio que quieras ver en tu sociedad tiene que empezar contigo. Como padres, se empieza con el ejemplo, enseñando a los hijos a apagar las luces cuando no son necesarias, a reciclar, a cuidar el agua, a recoger basura, entre otras actividades que fomenten la unión y el amor por la Tierra; estos niños finalmente se convertirán en jóvenes preocupados por su futuro y el del planeta. Además, somos parte de un todo y tenemos un rol sumamente importante; somos el cambio en carne y hueso, pero necesitamos movernos. Estamos lo suficientemente sensibilizados y preparados para mejorar el mundo; sin embargo, nos cuesta tanto actuar, porque nos quedamos dormidos esperando a que el otro lo haga. No esperes para pararte, porque probablemente llegue el día en el que te cuestiones y te arrepientas de no haberlo hecho.

El desarrollo sostenible es un proceso en el cual predomina la acción y las futuras generaciones serán las encargadas de hacer de nuestro mundo un lugar más saludable, pacífico y digno para vivir. Pero ¿Cómo perciben estos jóvenes al mundo? El foro económico mundial publica todos los años una encuesta que se realiza a 180 países y en el mes de agosto, refleja que los jóvenes entre 18 y 35 años, llamados millenials se encuentran preocupados por los efectos que el cambio climático tiene en el medio ambiente. Esto ha impulsado a que las marcas transformen sus modelos y empiecen a desarrollar prácticas enfocadas en impactar positivamente a nivel social y ambiental, no solo económicamente. Incluso, las marcas de hoy se encargan de prevenir y reducir los impactos negativos que causamos en el medio ambiente; es por ello por lo que ahora, los jóvenes consumidores esperan tener una relación honesta con la marca y entienden que cuidar el entorno es cuidarse a ellos mismos.

Hemos llevado al planeta a un nivel de saturación. No obstante, este tiene la gran habilidad de regenerarse, pero no le damos ese respiro que necesita para hacerlo y su destrucción es más rápida de lo que pensamos. Es el deber de aquellas generaciones con experiencia el de enseñarle a las nuevas como preservar los recursos naturales y la belleza infinita que tiene nuestro planeta; la importancia de la atmósfera, la importancia de los océanos, la importancia de los árboles, la importancia de los recursos naturales y, sobre todo, la importancia del ser humano. Porque, a fin de cuentas, estamos destruyendo nuestro hogar y en un futuro nuestro hijos, nietos y siguientes generaciones tendrán que luchar para sobrevivir en un lugar donde no hay suficiente oxígeno, donde lo verde se opaca, donde las personas se matan por los recursos y donde hay más guerra que paz. Es momento de actuar de modo circular, reaprovechando los residuos que generamos para producir lo que realmente necesitamos. De esta forma, le daremos ese respiro a nuestra querida Tierra, antes de que se ahogue.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *